[Review] 12 Años de Esclavitud (2013)

MV5BMjExMTEzODkyN15BMl5BanBnXkFtZTcwNTU4NTc4OQ@@._V1_SY755_SX509_

 

 

En el 2013, fuimos testigos de la aclamada “Django Unchained” que nos entregaba la particular visión de Quentin Tarantino sobre el tema de la esclavitud y el racismo en USA años antes de la Guerra Civil. A un año de aquel film, nos encontramos con otra entrega que aborda los mismos temas pero de una perspectiva muy diferente, aun cuando en la raíz misma, existan muchas cosas en comunes entre una y otra.

“12 Años de Esclavitud” es la última película del director británico Steve McQueen, el cual anteriormente nos había entregado “Hunger” y “Shame”, dos películas que obtuvieron muy buenas críticas y que permitieron a McQueen situarse dentro de la industria como un director con una visión propia y llamativa.

La película se sitúa en los Estados Unidos a fines de 1800 y tiene como protagonista a Solomon Northup (interpretado por Chiwetel Ejiofor), un hombre afroamericano  que vive libremente en New York junto a su familia y que tiene un muy buen pasar como violinista.

McQueen nos introduce rápidamente en la historia (basada en las memorias de Northup) y pone al protagonista prácticamente de inmediato en el peor horror que puede encontrar un ser humano: Ser privado de su libertad. Northup es secuestrado y vendido como esclavo en Louisiana y lo que sigue, es una cruda mirada a lo que tuvo que vivir como esclavo por los 12 años que estuvo captivo.

Desde el vendedor de esclavos (Paul Giamatti) que con un par de escenas basta para establecer que no tiene consideración alguna por la vida de los esclavos y solo lo motiva el dinero, pasando por el primer dueño llamado Ford (interpretado por Benedict Cumberbact). Northup va de alguna forma aprendiendo que su único recurso y motivación es uno muy simple: Sobrevivir para volver a su familia. Lo anterior se pone a prueba en lo que vendría a ser el  grueso del film, que es la relación entre Northup y Edwin Epps (interpretado por Michael Fassbender). Epps es el dueño de una plantación de algodón y prácticamente toda la maldad que se nos trata de mostrar durante el film, se podría resumir en él.  Un personaje sin ningún tipo de consideración para con los esclavos que odia.

Considerando el título de la película, no es ningún misterio en que termina esta historia para Northup. El principio del final de su tragedia comienza con la llegada de un casi celestial carpintero llamado Bass (interpretado por Brad Pitt). Entre tanta maldad y tanto sufrimiento presenciado durante el film, resulta llamativo que un personaje como el de Bass tenga pensamientos anti-esclavitud y que esté en desacuerdo con lo que Epps hace.

No hay momentos rimbombantes ni escenas de gran heroísmo o hidalguía. McQueen pretende reflejar la esclavitud y mostrarla tan dura como lo fue y no pretende quedarse corto. Todo está enfocado desde un prisma crudo, sin caer en el sentimentalismo fácil o en mostrar el sufrimiento de los esclavos como un elemento fácil para llamar nuestra atención.

Ejiofor (nominado al Oscar como mejor Actor) logra crear un personaje que al verse enfrentado a las barbaridades que sufrió, logra siempre reflejarnos esa fuerza necesaria para sobrevivir y seguir adelante. Pero también, es capaz de entregarnos sufrimiento y desolación con tan solo una simple expresión de su cara o el tarareo de una canción en el funeral de un esclavo.

Especial mención para la interpretación de Epps por parte de Fassbender y Lupita Nyong’o quien interpreta a la esclava Patsey. Ambos fueron nominados al Oscar por sus roles secundarios y Nyong’o en particular, realiza una de las actuaciones más logradas del film.

La película está maravillosamente filmada, visualmente nos entrega tomas bellísimas que nos permiten apreciar el mundo que habitó Northup y que contrastan con la crudeza y realismo con lo cual se mostraba la violencia hacia los esclavos. Existe una llamativa dicotomía entre la crudeza de la violencia que se muestra en pantalla con la belleza de su fotografía. De todas las nominaciones que “12 Años…” obtuvo de la Academia, cuesta creer que su cinematografía no fuese considerada.

Lo mismo ocurre con la banda sonora, un reconocible Hans Zimmer logra aportar al film sonidos que complementan de manera majestuosa las emociones que Northup va desplegando a medida que transcurre su cautiverio.

Buscándole algo, quizás se podría mencionar la falta de temporalidad con la que se van desarrollando los hechos. No se tiene una idea de cómo va pasando el tiempo y como estos 12 años transcurren para Northup. Probablemente Northup tampoco lo tuvo y quizás es algo a lo que McQueen nos invita a ser parte. Para Northup, la noción de cuánto tiempo estuvo captivo la adquiere en los momentos finales del film. Cuando recupera su libertad.

Absolutamente recomendada. 4.5/5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s