[Review] The Hobbit: The Desolation of Smaug (2013)

MV5BMzU0NDY0NDEzNV5BMl5BanBnXkFtZTgwOTIxNDU1MDE@._V1_SX640_SY720_

 

 

Disclaimer: Esta reseña está hecha por alguien que no leyó “The Hobbit”, el libro de J.R.R Tolkien en el cual está película está basada.

 

Lo que de alguna forma tenemos que agradecerle a Peter Jackson, es que ha logrado crear un mundo en el cual bastan ciertos arreglos musicales o la ya característica forma en que muestra los créditos iniciales, sumado a los ya conocidos paisajes de Tierra Media, para adentrarnos inmediatamente en algo que nos sentimos familiarizados y de alguna forma ya conocemos.

Lo mismo sucedió de una u otra manera en “The Hobbit” parte I y en mayor medida ocurre acá. Bastan un par de minutos adentrándonos en “El Pony Pisador” en la Comarca y recordamos de inmediato que fuimos parte de ese mundo alguna vez con la maravillosa trilogía original de “The Lord of the Rings”. Y gran parte del éxito de esta franquicia y de la paciencia que podemos tenerle se basa quizás en lo bien que Jackson nos pintó este mundo, lo cual nos facilita la inmersión.

“The Hobbit” parte II hace un muy bien trabajo como capítulo intermedio en continuar la historia desde donde previamente nos dejó la entrega anterior, inyectarle nuevos personajes, continuar la aventura y dejarnos con el gancho preciso para enfrentar la tercera entrega que se viene el próximo año.

Bilbo (interpretado con singular maestría por Martin Freeman) y sus camaradas continúan en camino hacia la ciudad de Erebor y como buena aventura que se jacte de tal, cualquier camino que tomen o cualquier decisión que encuentren, siempre presentará algún tipo de problema y conflicto, lo cual es en el fondo lo que esta historia nos presenta: sobreponerse a los obstáculos que nos presenta el camino para llegar al objetivo final.

Dentro de este viaje comenzamos a ver matices más reconocibles en los personajes principales. Bilbo ya comienza a mostrar cierta dualidad y valentía motivada más por su apego al anillo que por motivos altruistas. Thorin por otro lado, emerge como un líder mucho más consciente de lo que significa cumplir el objetivo de retomar la ciudad y por lo mismo muestra ciertos rasgos de liderazgo que incluyen tonos más grises a la hora de tomar decisiones.

Por otro lado, Gandalf (Ian Mckellen)  se ocupa básicamente de ser Gandalf durante la película, lo cual implica que es el encargado de descifrar el enigma mayor y es a través de sus ojos donde podemos apreciar quien es el enemigo principal detrás de todo y la magnitud de ese mismo mal que se avecina.

Dentro de los personajes importantes que nos va presentando la historia a través del viaje de Bilbo y CIA, nos encontramos con los elfos, incluyendo al ya conocido de la casa Legolas (Orlando Bloom), a una nueva Elfa con mucho entusiasmo y valentía Tauriel (Evangeline Lily) y al mismo Rey Thranduil y padre de Legolas (Lee Pace).

Por otra parte, en la ciudad de Dale podemos destacar a Bard (Luke Evans) un honorable mercante que se dispone a ayudar a Bilbo y CIA pero que en el fondo tiene su propia agenda y se da cuenta que es probable que tenga que cumplir un rol mucho más importante en esta historia del que originalmente el probablemente planeó.

Más allá del triángulo “amoroso” mal logrado entre Tauriel, Legolas y el enano Kili (Aidan Turner), más allá de que esta entrega también se puede sentir que se extendió un poco más de lo debido (sobre todo en su parte central) esta entrega de “The Hobbit” se siente como un gran avance frente a su predecesora, principalmente porque nos entrega momentos memorables, en la cual podemos ver probablemente la mejor secuencia de “rafting” quizás vista alguna vez en el cine y por entregarnos en Smaug, al dragón mejor personificado en una pantalla de cine.

Smaug (Benedict Cumberbatch) merece todo el crédito por lo majestuoso que aparece en pantalla y lo bien lograda que está la personificación (en especial la voz). En el cierre de “The Hobbit” parte II, es Smaug el que se encarga de acarrear la película y tomar el protagonismo. El éxito y la emoción de la parte final están dadas por la presencia del dragón y como enfrenta su relación con Bilbo y con Thorin. Con suspicacia ante el primero, con más odio y desprecio al segundo.

Tal como lo logró con Gollum en la trilogía anterior y en “The Hobbit” parte I, acá también Peter Jackson logra poner una creación digital ante nosotros y lo bien logrado del personaje hace que podamos admirar lo colosal que se presenta Smaug ante nosotros.

Está todo sobre la mesa al final de esta segunda entrega, solo falta que Jackson nos entregue el capítulo final de esta saga en la cual está todo planeado para un capítulo final lleno de acción y que entregue el cierre definitivo a estos nuevos personajes del mundo creado por Tolkien.  De momento “The Hobbit” parte II, más allá de su extensiva duración, entrega entretención pura, lo cual se agradece de sobremanera.

4/5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s